Endodoncia

La Endodoncia trata la caries dental, enfermedad infecciosa que destruye de forma progresiva, los tejidos duros del diente.

Tras dañar el esmalte, alcanza la dentina, y si no se trata de forma adecuada, invade la pulpa del diente (el “nervio”). Cuando esto sucede, la pulpa puede inflamarse y producir dolor.

La Endodoncia o Tratamiento de Conductos, es la técnica que elimina los tejidos pulpares dañados del diente para poder preservarlo. Con unos instrumentos de grosor creciente denominados “limas, y de forma totalmente indolora, se limpian los conductos de la o las raíces de la pieza (endodoncias uni, bi o polirradiculares) con el fin de desinfectarlos. Tras ello, se rellena el conducto con un material no reabsorbible denominado “gutapercha” que lo sella perfectamente.

Este proceso, que se conoce comúnmente como desvitalización, salva el diente de ser extraído, pero en ocasiones lo deja más debilitado que cuando tenía el nervio sano. Por ello, el diente debe ser restaurado con reconstrucciones e incluso con una corona que lo proteja.

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Acepto