Periodoncia y ATM

La Periodoncia es el tratamiento de las enfermedades de las encías, responsables del mayor número de ausencias dentarias en adultos.

La enfermedad periodontal (“piorrea”) es una patología de origen bacteriano que afecta a los tejidos que rodean y sujetan el diente, y puede cursar desde un estado incipiente en el que sólo está inflamada la encía superficial (gingivitis), hasta la pérdida del hueso y el ligamento que soportan el diente (periodontitis). Si la periodontitis no se trata puede llevar al aflojamiento de los dientes por pérdida de soporte hasta su caída. Todo este proceso transcurre muy habitualmente sin dolor, y en muchas ocasiones con sangrado de la encía.

En la boca todos tenemos bacterias (placa bacteriana), y si no son eliminadas periódicamente con técnicas de higiene (cepillado e hilo dental), proliferan formando una masa dura (cálculo o sarro) que irrita, inflama y finalmente destruye la encía y el hueso de soporte de los dientes. Además existen otros factores que favorecen o aceleran este proceso, como son el tabaco, la herencia, stress, diabetes, etc.

Las personas que tienen enfermedad periodontal a menudo presentan mal aliento (halitosis), factor en muchos casos condicionante de la vida social. En un 95 % de los casos es de origen bucal, y para su control a largo plazo es necesario tratar la enfermedad periodontal, así como seguir un programa de higiene bucal correcto.

El tratamiento básico en periodoncia consiste en la limpieza exhaustiva de las encías mediante la remoción del sarro que se acumula sobre la superficie expuesta del diente (tartrectomía o limpieza) y la que se encuentra por debajo de la encía (raspaje o curetaje). En este último caso, se trata en diferentes sesiones de limpieza, que se realizan bajo anestesia local de forma totalmente indolora. En algunas ocasiones es necesario recurrir a la cirugía periodontal, injertos gingivales, etc.

El equipo de higienistas de la Clínica Dr. Calatayud establece de forma rutinaria en el paciente periodontal un calendario de revisiones periódicas y terapias de mantenimiento, dado el carácter crónico de este tipo de patologías. 

Otra de las patologías más comunes es el bruxismo, proceso que se caracteriza por los hábitos inconscientes, principalmente durante el sueño, de apretar o rechinar los dientes, y que puede afectar también a las encías. Es frecuente también que pueda producir dolores de la musculatura masticatoria y de la articulación de la mandíbula (articulación témporo-mandibular o A.T.M.), y a distancia, como cefaleas, dolores cervicales, etc. Es el llamado Síndrome de Dolor-Disfunción de la A.T.M. y su control eficaz se realiza mediante la colocación de férulas de descarga o de relajación de uso nocturno.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Acepto