¿QUÉ INDICA EL COLOR DE TUS ENCÍAS?

Color de las encías

Cada vez es más conocido entre la población que el sangrado de las encías no es normal. También resulta evidente que el dolor, la sensibilidad y la hinchazón de las encías son signos de alguna patología. Sin embargo, no es tan común saber que el color de las encías puede alertar igualmente de algún trastorno.

La encía es una parte fundamental de la cavidad oral. Llamada gingiva, es el tejido conectivo fibroso que rodea el cuello de los dientes y cubre el hueso alveolar. Las encías son fundamentales porque soportan y mantienen los dientes en su sitio. Normalmente, son de color rosado. ¿Qué pasa si cambian de color? Cualquier alteración en el color de las encías suele ser un símbolo de alarma de algún problema. 

Para saber si tus encías están sanas, debes fijarte si su color es rosa, con una textura como de piel de naranja. También es fundamental que no sangren ni te molesten. Si así son tus encías, no hay nada de que preocuparse. Están sanas y deben seguir de esta manera, así que te animamos a seguir cuidándolas. 

Por el contrario, tus encías pueden tener algún trastorno si cambian del rosado a algún otro tipo de tonalidad. Veamos qué te indican tus encías según su color:

BLANQUECINO

Si tus encías pierden color y adquieren un tono pálido, suele ser una señal de bajos niveles de hierro en la sangre. Esto se puede confirmar si además sientes hinchazón en la lengua. 

En algunos pacientes fumadores, el tabaco hace que sus encías se vuelvan algo más blancas de los normal. La nicotina del tabaco actúa como vasoconstrictor, provocando un déficit nutritivo de los tejidos que reciben sangre por el sistema de microcirculación vascular. 

MANCHAS BLANCAS

Las encías que presentan una capa blanquecina o manchas blancas alertan de acumulación de placa bacteriana, úlceras bucales (aftas o llagas) o candidiasis oral, una infección por un hongo (Candida albicans). Por lo general, la candidiasis afecta a personas con las defensas bajas. Otros síntomas de esta infección son boca seca, sangrado de encías o dolor al tragar. El tratamiento es con fármacos antimicóticos. En el caso de las úlceras, si permanecen durante más de 15 días hay que acudir al dentista para que tome una muestra de los tejidos y realice una biopsia para descartar otra enfermedad.

Por otro lado, las manchas blancas pueden ser por una llaga a causa de una mordedura o déficit de alguna vitamina o mineral. También pueden corresponder a trastornos más graves, como leucoplasia (lesión premaligna); es decir, puede tratarse también de una lesión precancerosa, por lo que hay acudir al médico. Otra posible causa de las manchas blancas es el liquen plano, una enfermedad no contagiosa, que en ocasiones se cura sola, pero que suele ser recurrente.

ROJO INTENSO

Suele ser signo de inflamación de las encías o infección. Es decir, es un signo que alerta de la posibilidad de sufrir gingivitis o periodontitis, las dos enfermedades de la gingiva más comunes. En esos casos, las encías también estarán sensibles y probablemente sangrarán durante el cepillado. Se debe acudir al dentista para su valoración, diagnóstico y tratamiento.

MORADO

Se presenta en casos graves de gingivitis, en los que se pasa del color rojo a morado.

ENNEGRECIDO

Suele presentarse en personas fumadoras. El tabaco oscurece las encías porque la nicotina estimula la melanina, la cual hace que se formen placas sobrepigmentadas. Aunque se trata de un problema más estético que médico, el tabaco favorece la aparición de otras patologías graves, como el cáncer. Los taninos que contiene el vino también suelen oscurecerlas. Además, ciertos medicamentos, como los anticonceptivos orales o algunos antidepresivos (tricíclicos) o ciertos antibióticos (minociclina), pueden oscurecer las encías. Si el tono es más grisáceo, las encías pueden indicar debilidad del sistema inmune.

AMARILLENTO

Puede ser indicio de gingivitis.

En cualquier caso, igual que hay que visitar al dentista cuando sangran las encías, tienen sensibilidad o están hinchadas, también hay que acudir a la consulta ante cualquier cambio en el color de las encías. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *