EL RECONTORNEADO DE DIENTES, UNA TÉCNICA CON FINES ESTÉTICOS Y DE SALUD

Recontorneado dental

El recontorneado dental consiste en tallar levemente los dientes del paciente según una serie de necesidades y tratamientos posteriores. Se elimina una parte minúscula del espesor del esmalte de forma que resulte inocuo para el diente. Es una técnica empleada principalmente por cuestiones estéticas y para tratamientos de ortodoncia.

A la hora de valorar la necesidad e idoneidad de realizar un recontorneado dental, se tiene en cuenta principalmente el tamaño de los dientes naturales y su forma, así como su calidad y susceptibilidad a la caries.

Casos en los que se emplea el recontorneado dental

Como hemos dicho, el recontorneado de dientes puede hacerse por necesidad ortodóncica. En concreto, se realiza un desgaste en determinadas superficies dentales para reducir las dimensiones de los dientes cuando no hay espacio suficiente en la arcada para alinear los dientes.

También llamada ‘stripping’ dental, esta técnica suele usarse para la reducción interproximal, o interdental, del esmalte de los dientes. Se gana espacio entre las piezas dentales al reducir su ancho entre 0,2 y 0,5 milímetros. Una vez practicada, ya se puede corregir la posición de los dientes con el tratamiento de ortodoncia, ya sea con brackets o con alineadores transparentes (Invisaling). Gracias a esta técnica, que se practica de manera selectiva en determinadas piezas dentales y eliminando solo pequeñas partes del ancho del diente, se evita tener que extraer otras piezas para ganar espacio y poder alinear el resto de dientes de la arcada.

Además, el recontorneado ayuda a reducir los triángulos negros entre los dientes, llamados troneras. Son espacios oscuros que aparecen entre piezas dentales que están en contacto, generalmente en pacientes con dientes triangulares o con pérdida de la papila de la encía interdental. Con el ‘stripping’ se da una forma más rectangular a los dientes disminuyendo los huecos negros. También se puede tocar el diente para limar pequeñas imperfecciones o roturas dentales.

Este mínimo tallado también se usa para la colocación de carillas. Se reduce levemente el diente para colocar sobre él la carilla. Es decir, se rebaja la cara externa del diente, luego las caras laterales y finalmente las partes superior e inferior. Todo ello suele suponer un tallado de en torno a 0,5 y 07 milímetros de profundidad; 0,3 milímetros en las caras laterales y hasta un máximo de 1,5 milímetros en el borde incisal.

Herramientas con las que se realiza el ‘stripping’

Esta técnica se realiza con diferentes instrumentos según las piezas y la cantidad de esmalte a pulir:

  • Tiras de pulir: son como unas pequeñas limas que permiten realizar el tallado de forma manual con el fin de reducir una pequeña cantidad de esmalte dental.
  • Fresas de pulido: es un procedimiento mecánico para tallar más superficie dental y ganar más espacio.

Aunque es una técnica especialmente conservadora, indolora e inocua para el diente, es aconsejable ser muy cuidadosos con la higiene dental. En los pequeños huecos que quedan tras el recontorneado pueden quedar restos de comida hasta que se corrijan esos espacios con la ortodoncia o cubran con una carilla dental, por ejemplo. Además del cepillado de dientes, es conveniente usar cepillos interproximales o irrigadores bucales para una limpieza en profundidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *