LAS ENCÍAS, UN ELEMENTO ESENCIAL DE LA BOCA QUE HAY QUE CUIDAR

Las encías son partes muy importantes de la cavidad oral, tanto a nivel estético como funcional. Por lo tanto, es igual de fundamental cuidarlas que otros elementos de la boca. La encía es el tejido mucoso que rodea los dientes protegiéndolos, cubriendo su raíz y el hueso. Forman parte del conjunto de ligamentos que sirven de soporte de los dientes (periodonto) y fijan las piezas al alvéolo del hueso maxilar. 

Una higiene bucal deficiente, el tabaco, la genética, dientes mal posicionados que dificultan la higiene, el embarazo, la diabetes y ciertos tipos de medicamentos son factores que pueden fomentar el desarrollo de trastornos en las encías. Por ello, hay que intentar evitarlos y detectar a tiempo sus consecuencias. 

PRINCIPALES TRASTORNOS EN LAS ENCÍAS:

  • El sangrado de encías no es algo normal. La concienciación de los pacientes y la población en general sobre ello ha ido creciendo. Cada vez hay más personas que acuden a la consulta del dentista por este motivo. Ahora, toca dar un paso más. Prevenir la gingivitis y la periodontitis, principales causantes del sangrado de encías, y dar a conocer otras patologías de las encías más desconocidas aún.
  • La gingivitis es la forma más leve de trastorno de las encías. Una mala higiene hace que se forme placa en los dientes, provocando enrojecimiento de las encías, inflamación y el ya mencionado sangrado. No suelen provocar molestias, además del sangrado; pero es importante actuar en esta fase, puesto que es reversible. Un tratamiento de higiene realizado por un profesional y una buena higiene en el hogar frenan este trastorno.
  • Cuando la gingivitis no se detecta o no se trata, la placa bacteriana que la provoca puede extenderse hasta debajo de la línea de las encías, lo que se conoce como periodontitis. En ese caso, se produce una descomposición y destrucción de los tejidos y el hueso que sustentan las piezas dentales. Además, se crean bolsas infectadas de placa al separarse las encías de los dientes, destruyendo más tejido y hueso. 
  • Hay muchos tipos y fases de esta enfermedad, con síntomas leves o muy graves, como una infección por necrosis (muerte patológica) de los tejidos gingivales, el ligamento periodontal y el hueso alveolar. Cuando la periodontitis se produce en un implante dental en lugar de un diente natural, se denomina periimplantitis.

SIGNOS DE ALARMA DE PROBLEMAS EN LAS ENCÍAS:

Igual que el sangrado de encías con facilidad es síntoma de que algo no va bien, hay otros signos de alarma que pueden ayudar a detectar un problema:

  • Encías rojas, hinchadas y doloridas 
  • Encías que se han separado de los dientes 
  • Mal aliento o mal sabor de boca persistente 
  • Dientes permanentes sueltos o que se separan 
  • Cualquier cambio en la manera en que encajan los dientes al morder 
  • Modificaciones en el ajuste de las dentaduras postizas parciales

LA PLACA BACTERIANA ES LA PRINCIPAL ENEMIGA DE LAS ENCÍAS, PERO NO LA ÚNICA:

Aunque el depósito de placa bacteriana constituye el principal factor de las alteraciones gingivales, estas disfunciones también pueden ser la manifestación de múltiples procesos en los que la placa no constituye el factor principal. 

A modo de resumen, cabe señalar que hay alteraciones gingivales derivadas de problemas hormonales, relacionadas con patologías mucocutáneas, vinculadas a tratamientos farmacológicos, infecciones víricas, enfermedades sanguíneas (discrasias) y de origen genético o fibromatosis gingival hereditaria (hiperplasia o crecimiento excesivo del tejido de la encía).

Por ejemplo, ciertas infecciones de hongos, como la candidiasis, pueden dañar las encías. Generalmente son la consecuencia de un exceso de azúcar en la saliva, que sirve como alimento para el hongo. Otro debilitante de las encías es el tabaco, ya que favorece la retracción del tejido gingival. Ciertos fármacos, como los esteroides, algunos antiepilépticos, fármacos contra el cáncer, bloqueadores de los canales de calcio y los anticonceptivos orales, también pueden provocar daños en las encías.

GINGIVITIS ULCERONECROTIZANTE AGUDA: CUANDO EL TEJIDO DE LA ENCÍA SE NECROSA

Otra patología de las encías es la denominada gingivitis ulceronecrotizante aguda (GUNA). Hay dos factores fundamentales que la provocan: padecer una enfermedad inmunodepresora (leucemia, infección por VIH…) o haber perdido la resistencia a ciertas bacterias que viven en la boca (espiroquetas o bacilos fusiformes).

Sin embargo, esta enfermedad, que suele surgir de forma rápida (aguda) y con mayor frecuencia en jóvenes mayores de 20 años, puede tener otros desencadenantes, como una higiene oral deficiente con alta presencia de sarro; padecer gingivitis, ser fumador o estar malnutrido, con un consiguiente debilitamiento de las defensas del cuerpo frente a las infecciones. También es frecuente verla en personas que sufren altos niveles de estrés y ansiedad.

Entre sus síntomas están inflamación de las encías, dolor, mal aliento, ulceración del tejido papilar y los bordes de las encías, necrosis de la encía en los espacios interproximales, formación de una membrana blanquecina sobre la encía y sangrado al tratar de eliminarla, así como, en ocasiones, inflamación de los ganglios, fiebre y sensación de agotamiento.

Para frenar este trastorno, se suelen practicar raspados y alisados radiculares, cuando no haya infección sistémica. Son técnicas específicas de higiene para eliminar toda la placa bacteria por debajo de la encía y en el interior de las bolsas periodontales y dejar la superficie de la raíz totalmente descontaminada. Además, se aconseja utilizar colutorio con clorhexidina al menos dos veces al día durante una semana. También debe valorarse la necesidad de un tratamiento antibiótico por vía oral. 

Así, el objetivo de la terapia es evitar que se extienda la necrosis del tejido gingival y eliminar la placa bacteriana y el exceso de microorganismos que la provocan. Por ello, también se recomienda no fumar ni beber alcohol. Normalmente, en dos meses la pseudomembrana blanquencina sobre la encía tiende a hacerse inapreciable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *