DIENTE ECTÓPICO

Diente ectópico

El diente ectópico es aquel que erupciona lejos de su lugar anatómico correcto, o que en ocasiones no erupciona y se queda dentro del hueso pero fuera de su área anatómica y solo es posible detectarlo a través de una radiografía. Es un problema habitual con el que se encuentra el odontólogo y el ortodoncista.

Estos dientes pueden salir en el paladar, detrás de otro diente o en la parte superior de las encías, debido al tamaño más reducido de la mandíbula o la falta de arco en el perímetro bucal.

Los dientes temporales o de leche formados por 20 piezas comienzan a salir a los 6-8 meses de edad, aunque cada niño es diferente, y empiezan a caer también aproximadamente a los 6 años para dejar paso a los dientes definitivos. Es en este proceso cuando pueden surgir anomalías.

¿A qué se debe?

Este efecto puede deberse a causas hereditarias o físicas, como falta de crecimiento óseo maxilar, falta de espacio, poca longitud de la arcada, mayor tamaño de los dientes permanentes en comparación a los primarios, extracciones prematuras, dientes supernumerarios, persistencia de dientes temporales, etc. Afecta tanto al maxilar superior como el inferior y es más frecuente en los caninos superiores, los terceros molares, los incisivos inferiores y los premolares.

Consecuencias del diente ectópico

Esta patología da lugar tanto a problemas físicos de salud bucodental como a problemas estéticos.

A primera vista se observan dientes mal colocados, apiñados, que dificultan la correcta higiene y limpieza bucal, que por consiguiente deriva en una inflamación de las encías, acumulación de placa bacteriana y caries.

En ocasiones los dientes ectópicos, por su mala posición, pueden producir problemas de oclusión, dañar a los dientes vecinos e incluso dificultar la erupción de otras piezas en el lugar adecuado o por el contrario favorecer la aparición de espacios interdentales o diastemas.

Los factores sistémicos, como la osteoporosis, o alteraciones metabólicas, como el raquitismo, o pacientes que padecen de Síndrome de Down, son situaciones que también favorecen la aparición de dientes ectópicos.

Como ya hemos mencionado en ocasiones el diente no llega a erupcionar y se queda dentro del hueso, los llamados dientes incluidos, provocando algunos síntomas como dolor y sensibilidad de las encías, infecciones, dolor de cabeza e incluso espacio perceptible donde debería haber salido el diente. En estos casos puede ocurrir la reabsorción de las raíces de los dientes vecinos, infecciones, que las otras piezas se apiñen, mala oclusión o incluso la aparición de quistes, anquilosis y molestias.

¿Cómo se debe de tratar?

Tras un estudio radiológico se puede saber la posición del diente ectópico y su relación con las piezas vecinas y así determinar las acciones necesarias con el fin de prever mayores complicaciones. El tratamiento puede pasar por la extracción de los dientes de leche, la ampliación del espacio y la colocación de las piezas con aparatos correctores de ortodoncia conduciendo el diente ectópico a su posición correcta y en algunos casos cirugía oral.

El tiempo de los tratamientos es variable y difícil de determinar ya que se ajustan a los factores locales de cada individuo.

Como siempre la recomendación general para evitar cualquier problema de salud bucodental es insistir en la prevención, las visitas periódicas al dentista para hacer un diagnóstico temprano y poder planificar extracciones, tratamientos de ortodoncia, etc. que minimicen los tiempos, reduzcan los costes y aseguren una buena salud al paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *