CARILLAS, IMPLANTES Y FUNDAS: DIFERENCIAS Y TIPOS

carillas-implantes-fundas

En ocasiones por necesidad médica y en otras por cuestiones estéticas, cada día son más numerosas las personas que acuden al dentista para arreglarsela dentadura gracias al amplio abanico de dispositivos y materiales existente. De esta forma, lucir una sonrisa de anuncio ya no es exclusivo de actores y famosos.

De hecho, el campo de la odontología cuenta con diversas opciones para hacer frente a los diferentes problemas que pueda presentar cada paciente. Entre las soluciones actualmente disponibles para paliar problemas dentales, como falta de una pieza dental, dientes torcidos, irregulares, desgastados, amarillentos,o, simplemente,para embellecer la sonrisa, están:

Los implantes

Son dispositivos médicos que se insertan en el hueso maxilar para actuar como raíces artificiales en sustitución de las naturales, sobre los cuales se coloca un pilar al que se une la corona dental. La corona dental se fabrica a medida de cada paciente, en cuanto a tamaño, color y forma, para que sea igual que el resto de sus piezas dentales.

Tras una cuidada planificación mediante radiografías para determinar la posición ideal del implante, éste se coloca durante una corta intervención, sin necesidad de ingreso hospitalario y bajo anestesia local. Normalmente, se inserta el implante (una especie de tornillo) y se espera unos meses a que el hueso cicatrice a su alrededor con el fin de que se fije firmemente. A este proceso se le denomina Osteointegración. Cuando concluye la cicatrización del hueso y el tejido circundante, se coloca la corona.

Si el hueso del maxilar no tiene el grosor necesario o es de poca calidad, puede ser necesario realizar un injerto óseo antes o al mismo tiempo de la colocación del implante. Para ello, se extrae hueso de otra parte de la mandíbula o del cuerpo, o se pueden utilizar biomateriales de origen animal o artificiales. Este proceso suele llevar varios meses de cicatrización hasta que el injerto trasplantado regenera suficiente hueso para soportar un implante.

Los implantes suelen ser de titano biocompatible, lo que posibilita una perfecta integración con el hueso, lo que reduce el riesgo de rechazo por parte del organismo.Además, es un material ligero que se moldea con facilidad.Estos dispositivos son una opción muy duradera que se mantienen a lo largo de los años en perfecto estado e, incluso, en muchos casos, pueden durar toda la vida; eso sí, siempre que se realice una buena higiene bucodental y unas revisiones periódicas.

Aunque pueden cumplir una función estética, los implantes se emplean sobre todo:

  • Para reemplazar la falta de uno o más dientes por traumatismos, carencia por causas congénitas o pérdida por enfermedad. Se puede sustituir un diente, varios o la dentatura completa con implantes
  • Sustituir dientes sin posibilidad de tratamiento, con caries profundas o graves fracturas
  • Con el fin de tratar problemas de masticación
  • Para mejorar el habla
  • Como alternativa al uso de dentaduras postizas o prótesis removibles

Entre las ventajas de optar por este dispositivo están que, al ocupar los huecos que carecían de piezas dentales, mejora el habla, la oclusión y la masticación, con beneficios en la digestión y la alimentación del paciente. Además, para colocar estos dispositivos no es necesario tallar dientes vecinos sanos para hacer puentes u otro mecanismo de sujeción.

Asimismo, los implantes permiten mantener el tejido óseo en el lugar del diente extraído o perdido, con lo que se previene la retracción del hueso. Evitan también el desgaste de dientes sanos y la comida no se queda atascada en ellos, como puede suceder con las dentaturas postizas, por ejemplo.

Las carillas

Son finas láminas que se adhieren a la superficie de la parte externa de los dientes con un cemento de resina que se activa mediante luz. Se usan para subsanar problemas estéticos, como pequeñas roturas en algún diente, desviaciones dentales, dientes torcidos, irregulares o desgastados, dientes muy pequeños, grandes espacios entre las piezas dentales o alteraciones en el color de los dientes, por ejemplo.

Se suelen colocar en los dientes visibles, es decir, los anteriores –incisivos, caninosy premolares–, puesto que su función es más bien estética. Es posible colocarlas en los dientes superiores e inferiores. Por el material con el que están fabricadas, las más comunes son:

  • Carillas de composite: se solocan sobre los dientes adheridas con una resina. Se ponen en una sola sesión porque se realizan de forma directa en el sillón. Entre sus inconvenientes están que se pueden fracturar antes o que su color puede variar con el tiempo.Se suelen emplear para alteraciones más leves.
  • De cerámica: se fabrican en un laboratorio, por lo que su colocación requiere varias sesiones, en las que, además, el dentista tallará el diente a cubrir con la carilla. El lado positivo es que su calidad es mayor, por lo que resultan más naturales y preservan el color y brillo durante mucho tiempo.Se utilizan en los casos más complejos y de mayor exigencia estética.

Las coronas o fundas

Se trata de una solución para aquellas personas con una o varias piezas dentales dañadas y que han perdido tejido dentario o que tienen dientes debilitados por una endodoncia o debido a una caries profunda. En estos casos, el dentista suele optar por reconstruir y proteger esos dientes con las llamadas coronas o vulgarmente fundas.

Consiste en colocar una protésis más gruesa que una carilla que recubre el diente dañado y que se hace a medida para cada paciente, tomando impresiones de la pieza dental a cubrir. En varias visitas a la consulta del dentista, se determina el tamaño, el tono y la medida de la funda a colocar sobre el diente dañado. En este tipo de tratamiento, se emplean materiales como, porcelana, circonio, cerámica, metal-cerámica o resinas, por ejemplo.

Normalmente, se coloca primero una corona temporal durante un breve espacio de tiempo mientras se fabrican las coronas permanentes. De esta forma, se puede además comprobar que el tratamiento es el idóneo para el paciente. Posteriormente, se pone la funda permanente. En ocasiones, el dentista deberá pulir o realizar un ajuste antes de colocarla y cementarla para que quede sujeta permanentemente al diente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *